Home / Reference / Reflections on Spain / March, 2015

Reflections on Spain

Discover Sunny Andalucía

Last month I recounted how easy it is to discover amazing jewels of Spanish culture by wandering just a few kilometers from the engaging city of Barcelona. There is so much more you can see by ever so slightly straying off the beaten path.

Today I want to go with you to exotic Andalucía, starting in the ancient city of Sevilla. Yes, there are bullfights, and lavish ferias (fairs) and flamenco dancing, but there is so much more to the land of Sevilla, Córdoba and Granada. I say exotic because, from 711 AD, when Arabs and Berbers from nearby Africa invaded Spain, until 1492 (721 years later) when the Christian forces finally defeated the Muslims at Granada, the Moorish culture was the dominant way of life in much of southern Spain. Over centuries the Arabs, Berbers and Spanish Christians intermarried and quickly became one people – called the Moors.

It was that mix of cultures (not always a happy one) which produced this amazing land and people. Their warmth and hospitality is legendary, their social values are inimitable. I know it may be a cliché, but they truly work to live, rather than living to work. They are industrious when appropriate, and at the same time, they are gracious - placing human values first.

First, getting there. If you choose to drive from the Madrid airport to Sevilla, the heart of Andalucía, it is a long haul. After completing an overnight flight from the States, you may want drive south and stop at the amazing Parador in Jaén – a castle-hotel dramatically built on a cliff overlooking thousands of acres of olive groves. Then you can head for Carmona and Sevilla the next day.

Another less demanding option is to catch the sleek bullet train called the AVE all the way from Madrid to Sevilla, where we rent a car upon arrival. But the simplest option is to book our flight from our local airport, via Madrid to the handy Sevilla airport, where you pick up your luggage and rental car and make a 30-minute drive to Carmona on the road to Córdoba. By mid-afternoon you can be comfortably settled in Casa de Carmona, our favorite hotel, originally a 15th century palace (and quite reasonably priced). After a refreshing siesta you will be ready for an evening sherry and tapas.

The next morning you return to the glittering city of Sevilla with its Santa Cruz Sephardic quarter and the fascinating gypsy section of Triana across the river. Unless you want to immerse yourself in the ambiance of Sevilla for a long period, you can catch the highlights in a day. There is the World Heritage Cathedral-Mesquita, originally designed to be a mosque in the 13th century (with Columbus’s tomb) and New World golden altarpiece. You can climb up the towering Giralda bell tower, still present from the original mosque. Around the corner is the amazing Moorish Alcazar fortress whose architect is also responsible for much of the Alhambra design in Granada.

When you are filled to the brim with Sevilla sights, return to the classic town of Carmona. It has a wonderful Parador hotel built directly in a castle that has battlements built by Pedro the Cruel, with a breathtaking view of the plains. Carmona has a lovely main square and the ancient streets make for a pleasant stroll back to Casa de Carmona. There you can immerse yourself in the ambiance of Spain with nary a tourist in sight. What could be more soothing than to sip a drink and nibble Manchego cheese and olives in its large courtyard of palms. Let me know if you plan to visit there and I will alert our good friend Felipe, the owner who speaks flawless English (he went to MIT!)

The next day you have two options: The first is a one hour freeway ride south to the three famous sherry towns. The first is Sanlúcar de Barrameda, the ultimate laid-back seaside town next to Doñana - with a wildlife preserve complete with pink flamingos feasting of krill. Another is Jerez de la Frontera, the elegant sherry town with an incomparable horse feria each May. During the fair the carriages full of revelers in period dress reminds me of a flamenco version of Gone With the Wind! Finally there is El Puerto de Santa María, a quiet town on the bay of Cádiz, full of fresh seafood and great wine.

I encourage you to make a visit to a sherry bodega in each of these towns. Because of the differences in climate and closeness to the sea, each town boasts unique sherry wines with an amazing variety of tastes. (For the uninitiated, most sherry is not that intolerably sweet wine you may be imagining – most sherry is subtle and quite dry). The bodegas are very welcoming and there is nothing like strolling through a room filled with giant oak barrels holding thousands of gallons of sherry. The bright aroma fills the air, a scent that always transports us back to the region. One of our favorite bodegas is Gutiérrez Colosia in El Puerto by the waterfront. If you stop by, be sure to let Carmen and Juan Carlos know that we sent you!

From El Puerto you can take a brief ferry ride to Cádiz, the oldest city in Europe. The locals say it was founded 3,000 years ago by Hercules. The 3,000 years is correct since it was founded by the Carthaginians, but I am not sure of the Hercules part - he was quite preoccupied with his Labors. The municipal market, near the cathedral, is truly awesome with acres and acres of fresh fish and other amazing creatures of the deep. Cádiz is surrounded by many Atlantic beaches and sports a brand new glistening Parador hotel.

Another journey from Carmona is to drive east one hour to Córdoba, stopping by for a visit to the amazingly restored Almodóvar castle. In its glory days Córdoba was the center of Islamic/Moorish culture and achievement - centuries more advanced than Paris or London. There you can visit a full scale cathedral tucked inside a massive mosque, one of the all-time architectural jewels of Islam. I could linger there for hours. Next to it are the colorful white washed buildings of the Jewish quarter, home of Maimonides. In May, you can witness the Feria de Patios where you wander through private courtyards bedecked with flowers.

An hour and a half south of there you can be in Priego de Córdoba, on one of the hilltop white cities of Andalucía, where I can introduce you to Fermín and Aixa Rodríguez. Over some wine and tapas they will show you how they produce La Tienda’s most popular olive oil: Señorío de Vizcántar. Their little daughter Sofía is as bright as she is cute.

I could go on and on: Ronda, Arcos de La Frontera, Medina-Sidonia, El Rocío, Grazalema and other jewels are nearby, and Granada is just an hour or two further. A quick Google search can uncover mountains of information about these towns that we only dreamed of having when I first started traveling Spain. The areas I have touched upon are all within a two to three hour radius of beautiful Sevilla. Next time you travel to Spain, map out an itinerary that will take you off the beaten path – it will make all the difference!

+ Add a Comment

COMMENTS

No comments yet. Be the first to comment!

Featured Products:



Reflexiones en Español

Read in English
Descubrir Doleada Andalucía

El mes pasado les conté lo fácil que es descubrir impresionantes joyas de la cultura española con sólo aventurarse a unos cuantos kilómetros de la cautivadora ciudad de Barcelona. Hay tantísimo más que uno puede ver con sólo apartarse un poco de la senda establecida.

Hoy les quiero llevar a la Andalucía exótica, empezando por la antigua ciudad de Sevilla. Efectivamente, hay corridas de toros, ferias rumbosas y baile flamenco, pero las tierras de Sevilla, Córdoba y Granada ofrecen mucho más. Uso el término exótica porque desde el año 711 en el que los árabes y los bereberes invadieron España desde la cercana África, hasta 1492 (721 años después) cuando las fuerzas cristianas finalmente vencieron a los musulmanes en Granada, la cultura árabe era la forma de vida dominante en casi todo el sur de España. Durante siglos, los árabes, bereberes y cristianos se casaron entre ellos y pronto dieron lugar a una nueva etnia.

Fue la mezcla de culturas ( no siempre de manera feliz) la que dio lugar a esta tierra y a esta gente sin igual. Su cálida hospitalidad es legendaria, sus valores sociales son inimitables. Sé que puede sonar a cliché pero es cierto que trabajan para vivir y no viven para trabajar. Se afanan cuando es necesario pero a la vez, saben ser flexibles, poniendo los valores humanos en primer lugar.

Lo primero es llegar allí. Si eligen conducir desde el aeropuerto de Madrid a Sevilla, que es el corazón de Andalucía, les espera una buena tirada. Después de un vuelo nocturno desde los EEUU, quizá lo mejor sea conducir hacia el sur y pararse en el sorprendente parador de Jaén, un castillo reconvertido en hotel situado en lo alto de un cerro desde el que se pueden ver cientos de hectáreas de olivar. Luego pueden salir en dirección a Carmona y a Sevilla al día siguiente.

Un opción menos complicada es coger el tren de alta velocidad, el llamado AVE, que les llevará de Madrid a Sevilla, donde podrán alquilar un coche a su llegada. La opción sin duda más sencilla es reservar un vuelo desde nuestro aeropuerto de salida al práctico aeropuerto de Sevilla vía Madrid, donde tras recoger el equipaje y un coche de alquiler, llegarán a Carmona en la carretera de Córdoba con sólo conducir treinta minutos. A media tarde, ya pueden estar cómodamente sentados en Casa de Carmona, nuestro hotel favorito, que originalmente era un palacio del siglo XV y que está muy bien de precio. Después de una reparadora siesta, estarán listos para una velada de jerez y tapas.

A la mañana siguiente pueden volver a la impresionante ciudad de Sevilla, a su barrio de Santa cruz situado en la judería y a su impresionante barrio gitano de Triana al otro lado del rio. A no ser que tengan como objetivo sumergirse en el ambiente de Sevilla durante un periodo de tiempo prolongado, pueden conocer los lugares más destacados de la ciudad en un día. Entre ellos se encuentra la catedral Patrimonio de la Humanidad y construida sombre una antigua mezquita del siglo XIII que cuenta con la tumba de Cristóbal Colón y un retablo dorado. Pueden subir a la torre de la Giralda, campanario de la catedral que fue parte original de la mezquita sobre la que se asienta la catedral. Justo al lado se encuentra el imponente Real Alcázar de Sevilla, cuyo arquitecto fue también el que realizó gran parte del diseño de la Alhambra de Granada.

Cuando ya se encuentren saturados de los lugares emblemáticos de Sevilla, vuelvan a la clásica localidad de Carmona. Tiene un maravilloso parador edificado directamente en un castillo que cuenta con almenas construidas por Pedro el Cruel, y con unas vistas imponentes sobre la llanura. Carmona tiene una bonita plaza principal y sus antiguas calles hacen que volver andando a Casa Carmona sea muy apetecible. Allí pueden sumergirse en el ambiente de España sin prácticamente ningún otro turista a la vista. Qué puede ser más relajante que tomarse algo en su patio picando unas aceitunas y queso manchego. Díganme si tienen intención de hacer una visita por allí para avisar a nuestro buen amigo Felipe, el dueño, que habla un inglés impecable (¡Estudió en el MIT!).

Para el día siguiente tienen dos opciones: La primera es una viaje en coche de una hora de duración en dirección sur hacia los famosos pueblos del triángulo del jerez. El primero es Sanlúcar de Barrameda, lo máximo en pueblo costero tranquilo junto a Doñana, una reserva natural con flamencos rosas que se alimentan de krill. El siguiente es Jerez de la Frontera, un elegante municipio con una feria de caballos incomparable que tiene lugar cada mes de mayo. Durante la feria, las carretas llenas de fiesteros vestidos con trajes de época me recuerdan a una versión flamenca de Lo que el viento se llevó. Finalmente está El Puerto de Santa María, una localidad tranquila de la bahía de Cádiz, repleta de marisco fresco y excelente vino.

Les recomiendo que visiten una bodega de jerez en cada una de estas localidades. Debido a las diferencias en el clima y su cercanía al mar, cada pueblo presume de un jerez único con una impresionante variedad de sabores. (Para los no iniciados, el jerez no es ese vino dulce insoportable que se puedan estar imaginando. El jerez es sutil y bastante seco). Las bodegas son muy acogedoras y no hay nada comparable a caminar por una sala repleta de gigantes barriles de roble que contienen miles de litros de jerez. Un olor intenso llena el aire, un aroma que siempre nos devuelve a la región. Una de nuestras bodegas favoritas es Gutiérrez Colosia en El Puerto junto al mar. ¡Si se pasan por ahí, asegúrense de decirles a Carmen y a Juan Carlos que van de nuestra parte!

Desde El Puerto pueden hacer una corta travesía en ferri hasta Cádiz, la ciudad más antigua de Europa. Los lugareños dicen que fue fundada por Hércules hace 3.000 años. Lo de los 3.000 años es correcto, ya que fue fundada por los cartagineses pero no estoy muy seguro de que la parte de Hércules sea cierta, bastante tenía el hombre con sus doce trabajos. El mercado municipal, junto a la catedral, es realmente espléndido con metros y metros de pescado fresco y otras sorprendentes criaturas de las profundidades. Cádiz está rodeada por muchas playas atlánticas y cuenta con un precioso y recién inaugurado parador.

Otra excursión que se puede hacer desde Carmona es conducir una hora en dirección este hasta llegar a Córdoba, donde hay que parar para hacer una visita al Castillo de Almodóvar que ha sido impresionantemente restaurado. En sus días gloriosos Córdoba fue el centro de la cultura y el desarrollo islámicos – con siglos de adelanto con respecto a Paris o Londres. Ahí también podrán visitar una catedral entera metida dentro de una enorme mezquita, una joya atemporal de la arquitectura del islam. Me podría pasar allí las horas muertas. Junto a ella se encuentran los blancos edificios de la judería, hogar de Maimonides. En el mes de mayo podrán presenciar la fiesta de los patios, durante la cual se puede entrar en patios privados engalanados con flores.

A sólo hora y media al sur de Córdoba, puede uno llegar a Priego de Córdoba, uno de los pueblos blancos andaluces situado en una colina donde les puedo presentar a Fermín y a Aixa Rodríguez. Tomando vino y unas tapas, les mostrarán como elaboran el aceite de oliva más famoso de la Tienda: Señorío de Vizcántar. Tienen una niña pequeña ,Sofía, que es tan guapa como lista.

Podría seguir y seguir: Ronda, Arcos de la Frontera, Medina Sidonia, El Rocío, Grazalema y otras joyas cercanas, y Granada que está a una o dos horas más lejos. Una rápida búsqueda en Google puede revelar montañas de información sobre estos pueblos que no teníamos ni en sueños cuando empecé a viajar por España. La áreas de las que les he hablado están todas a dos o tres horas de la hermosa Sevilla. La próxima vez que viajen a España, tracen un itinerario que les lleve fuera de las rutas turísticas convencionales. Verán como notan la diferencia.

The Best of Spain