[object Object]

Home / Don's Travels / Reflections on Spain / August, 2012

Reflections on Spain

Supporting Traditional Spain

Artisans and farmers in Spain are so thankful when you honor their labor by choosing to enjoy their products. This is especially so during the terrible economic meltdown in Spain you have read about called La Crisis. For many of our family producers the situation is a matter of survival. Friends ask us how they can help their Spanish neighbors. There is an easy and direct way: plan to serve more food from Spain.

We find the people from the countryside of Spain truly remarkable – especially their graciousness and personal involvement, even with strangers. One of the most satisfying parts of my life is the opportunity to meet families from all across Spain, and to enjoy the simple integrity of their way of life. In many cases, our partnership with them makes a difference in the lives of their economically fragile families.

I think of María Angeles Flores. A few years ago, Spain was flooded with cheap contraband saffron from Iran, the sale of which devastated artisan producers in Castilla-La Mancha. Because the farmers could not compete in price, they ceased planting the crocus bulbs altogether in the fields next to their villages. A tradition was in danger of dying.

We saw an opportunity to support this traditional cottage industry. Through friends, we learned about María and her family business. We met her in the small farming village of Minaya where, on the plains of La Mancha, the best saffron in Spain is produced.

María Angeles invited Ruth and me and Jamie Jones, our buyer in Spain, into her home to sit down with her family at their worktable in a room next to their kitchen. We explained to María Angeles that we needed to form a partnership with a person whose reputation was above reproach, so that we could personally vouch for their saffron as being the very best.

We told her that we were looking to concentrate our buying with one supplier, hoping that our focused purchase could provide meaningful support. Aware of her family’s reputation for skill and honesty, my only hesitation was whether they could produce enough saffron to meet our customers’ needs. María Angeles replied that she would be honored to provide her saffron to La Tienda. More than that, she added, if we gave her fair warning she could convince her neighbors in the village to start planting crocuses once more in order to meet further demand in the years ahead. And that is what happened.

Her husband Juan Antonio was quite heartened when he heard the proposal. He explained that he had been harvesting saffron crocus bulbs since he was a child. He reflected that he “grew up behind the plow,” and was saddened by the decline of this traditional crop. He proudly introduced us to their daughter, a young lady who is maintaining the tradition for another generation by learning the art of hand-toasting crocus stamens over a silk screen.

María Angeles and her family are now on firmer footing financially, doing what they love to do. More than that, thanks to the support of the La Tienda community, the village of Minaya is experiencing a rebirth as once again neighbors are working together in the crocus fields and the sorting tables, continuing an age-old tradition.

Another example of how La Tienda can sustain a family business is our Senorío de Vizcántar olive oil. When we are in Andalucía, we often pay a visit to the Rodríguez family: Fermín and Aixa and their frisky little daughter, Sofia. In Priego de Córdoba, they produce an extra virgin olive oil that is a favorite of ours.

Fermín artfully blends oil from picudo, picual and hojiblanca olives, adjusting the balance of flavors with each successive harvest. We order a great deal of Fermín’s oil for the La Tienda community, and he faithfully responds by providing the very best of the harvest.

Fermín grew up among the olive groves, and each time we visit he takes us out to his family’s groves, which nestle around the dramatic hilltop town of Priego de Córdoba. He invariably points out the thousand-year-old gnarled tree within whose trunk he used to hide as a little boy. It brings back to him many fond memories.

One more brief story: Not far from Priego de Córdoba is the ancient town of Antequera, where Ruth and I enjoyed meeting a handful of warm and friendly workers in a bakery – we even ended up in a group picture! The bakers’ job was to form molletes out of soft dough. This breakfast bread has been traditional fare in this town for at least fifteen hundred years. With our arrival, the town celebrated that their famous bread was now to be available in the United States, and their economy would grow.

La Tienda is filled with family businesses like these. Their stories and our involvement with the people are at the core of our business. We know the people, we know how they make their products and we gladly lend them our support.

I find it satisfying to be in the presence of healthy Spanish families who take pride in the traditional products they make. It is a joy to be with them, but they are not immune to the effects of the struggling Spanish economy. We are hopeful that they will persevere.

+ Add a Comment

COMMENTS

"Great article and amazing work!!!"
Paul Vella, USA

"And isn't it fulfilling to be a part of it. I know you enjoy close relationships with rural Spaniards and it makes you and your family better people."

"Supporting artisan farmers and growers are important to us! We appreciate Tienda's continued search for los mejores productos de Espana!"
hl, chicago il

"Thanks -- and we enjoy bringing you things from the people of Spain. Thanks for lending a hand to our neighbors across the Atlantic!"

"I so enjoy reading these stories about Spain, which I have always referred to as my heart's country. I have enjoyed a love affair with Spain and the Spanish people since my very first visit in 1972. Mil gracias to La Tienda for offering the best of Spain for my table!"
Michele Alexander, Perrysburg,Ohio

"Dear Michele, I like that phrase "my heart's country" and felt the same way as you do when I first went ashore many years ago. And of course spread the good feeling to my wife and family. It is hard to describe, but it certainly is spiritually real."

"We love to hear the positive impact our selections have for these wonderful people. When in Spain, we are always impressed by their way of life, and now imagine we may encounter some of them in our travels."
The Harpers, Toano, VA

"The Harpers, I see that you are neighbors -- do come by our store on Jamestown Road and we can have some café con leche direct from Sevilla. Just give me a call at 253-1925."

"Thank you for sharing these stories! They are inspirational and truly show what can be achieved with dedication to excellence and respect for artisan ways of doing things. I am proud to be part of a group of supporters headed by La Tienda by purchasing these wonderful products! Please keep up the great work. "
Marilyn Rodgers, United States

"Thank you so much, Marilyn for your affirming and genuine comments. As you know, it is all about integrity -- and if you are focused on doing the very best, and treating others the very best too, then life is always fulfilling even if some times it is hard."

Featured Products:



Reflexiones en Español

Read in English
El Apoyo Tradicional de España

Los artesanos y productores españoles se muestran muy agradecidos cuando hacemos honor a su trabajo al elegir sus artículos para nuestro consumo propio. Esto se hace especialmente patente ahora durante la terrible situación económica que arrasa el país. Una situación de la que seguro han leído u oídohablar y que es popularmente conocida como “la crisis” . Para muchas familias se trata de una cuestión de supervivencia y nosotros intentamos poner nuestro granito de arena abasteciéndonos de sus productos en la mayor medida posible. Nuestros amigos nos preguntan qué pueden hacer para ayudar a sus vecinos españoles. La forma más fácil y sencilla de hacerlo es poniendo más de su deliciosa comida en nuestras mesas.

Los habitantes de las zonas rurales de España nos parecen excepcionales , en especial por su cortesía y su implicación personal, incluso para con los desconocidos. Uno de los aspectos más satisfactorios de mi vida es tener la oportunidad de conocer a familias de todas partes de España y disfrutar de la integridad de su modo de vida. En muchas ocasiones, nuestras relaciones comerciales con ellos marcan una gran diferencia en su frágil economía familiar.

Me viene a la mente María de los Ángeles Flores. Hace unos años, el mercado español se vio colapsado porun azafrán iraní barato procedente del contrabando. La venta de este producto fue devastador para los artesanos productores de Castilla- La Mancha .Debido a que los agricultores no podían competir en precio, éstos dejaron sistemáticamente de plantar bulbos de azafrán en los campos de sus pueblos. Una tradición estaba en peligro de desaparecer.

Por nuestra parte, y viendo como el número de proveedores se iba reduciendo cada vez más, necesitábamos tener la certeza de poder continuar suministrando azafrán manchego de la más alta calidad. Como sucede con todo producto precioso que escasea, se crea un campo de cultivo favorable para que la gente sin escrúpulos medre. Esto es especialmente probable en el caso del azafrán, ya que apreciar su valor no es tarea fácil. La intensidad de su color y sabor no es algo que los no iniciados sepan determinar de buenas a primeras.

La mejor manera de asegurarnos un control de calidad efectivo era asociarnos con alguien cuya reputación fuera intachable. Encontramos a esa persona en María Ángeles. La conocimos en el pequeño pueblo agrícola de Minaya donde, en medio de las llanuras manchegas, se produce el mejor azafrán de España. MaríaÁngeles nos invitó a Ruth a Jaime Jones, nuestro comercial en España, y a mi a su casa, a sentarnos con su familia en su mesa de trabajo en una habitación contigua a su cocina. Le explicamos a María Ángeles que necesitábamos un socio cuya reputación fuese intachable para que de esa manera pudiésemos dar fe de la óptima calidad del azafrán.

Le dijimos a María que queríamos que ella y su familia fuesen nuestros únicos proveedores debido a su irreprochable reputación, no sólo porsus habilidades en la producción pero también por su rectitud y honestidad. Mi única duda era saber si su familia sería capaz de producir el suficiente azafrán para cubrir las necesidades de nuestros clientes.

Su marido Juan Antonio se mostró muy animado al enterarse de nuestra propuesta. Nos comentó que llevaba recogiendo azafrán desde que era niño, que había crecido detrás del arado, y que el declive de este tipo de cultivo tradicional le entristecía profundamente. De ahí su orgullo al presentarnos a su hija María, una joven comprometida en mantener la tradición viva durante al menos otra generación y que está aprendiendo el arte manual de tostar los estigmas en cedazos de tela de seda.

La respuesta de MaríaÁngeles no se hizo esperar: sería para ella un honor proveer a La Tienda de azafrán. Aún es más, añadió que si le dábamos un margen suficiente de tiempo, podría convencer a sus vecinos del pueblo de que volvieran a plantar azafrán para poder hacer frente a la demanda de los años venideros.

Y eso es exactamente lo que está sucediendo. MaríaÁngeles y su familia están haciendo lo que les gusta hacer disfrutando a la vez de una sólida situación económica. Pero no sólo eso, gracias a nuestros pedidos, el pueblo de Minaya está renaciendo porque de nuevo sus vecinos están trabajando juntos en los campos del azafrán y en las mesas de desbrizne, continuando con una tradición centenaria.

Cuando vamos por Andalucía, a menudo nos pasamos a visitar a la familia Rodríguez: a Fermín y a Aixa y a su juguetona hijita, Sofía. En Priego de Córdoba producen un aceite de oliva extra virgen que es de nuestros favoritos. Fermín muy mañosamente obtiene un aceite proveniente de la mezcla de distintas variedades de aceitunas (picudo, picual y hojiblanca), ajustando el equilibro de sabores en las sucesivas cosechas. Podríamos decir que su negocio de aceite de oliva de El Señorío de Vizcántar florece en parte gracias a La Tienda. Encargamos palets de esta marca para nuestra comunidad de La Tienda y Fermín religiosamente nos suministra lo mejor de su cosecha.

Fermín creció entre olivares y cada vez que le visitamos nos lleva a los campos de su familia que están enclavados en las colinas del pueblo de Priego de Córdoba. Siempre nos muestra los milenarios árboles nudosos en cuyos troncos se escondía cuando era niño. Todo esto le trae entrañables recuerdos.

Como americano que soy, no puedo evitar echar la vista atrás y pensar en los siglos y siglos en los que estos campos de olivos han sido atendidos probablemente primero por los romanos, y luego seguramente por los moros (ya sea de origen árabe o bereber) antes de la Reconquista. La pequeña Sofía, la hija de Fermín y Aixa, es en sí un crisol de culturas: la herencia bereber, sefardí y cristiana se mezclan en esta encantadora niñita.

No lejos de Priego se encuentra el antiguo pueblo de Antequera, lugar en el que Ruth y yo tuvimos el placer de conocer a los trabajadores de una panadería. Una gente muy agradable y acogedora con los que incluso acabamos en una foto de grupo. El trabajo de los panaderos era hacer “molletes” a partir de una masa blanda. Este tipo de bollo de desayuno ha sido algo corriente en esta población durante los últimos mil quinientos años. Con nuestra llegada, la población celebró el hecho de que uno de sus productos más emblemáticos iba a viajar el Nuevo Mundo y lo que ello supondría para el crecimiento su economía.

Como pueden ver, las historias son interminables. Todo se reduce sin embargo, a la hospitalidad y a la confianza mutua. Conocemos a las personas, sabemos como elaboran sus productos y con mucho gusto les brindamos nuestro apoyo. En una era en la que el marketing y la apariencia priman en la presentación de un producto, nosotros apostamos por la calidad de los productores y de su trabajo. Ninguna imitación puede superar esto, por muy buen marketing que tenga detrás.

Un buen ejemplo de esto que les digo es el complicado mundo del aceite de oliva virgen extra. Si les interesa una lectura apasionante, les recomiendo el siguiente libro: La Virginidad extra: el sublime y escandaloso mundo del aceite de oliva. Se trata de un informe de fiar. Lo esencial de lo que su autor, Tom Mueller, viene a decir es que la única manera de asegurarse la calidad de un aceite de oliva es estar seguro de la integridad de su productor. Prácticamente todos los aceites de oliva que podemos encontrar en las estanterías de los supermercados están mezclados con otros aceites o adulterados de alguna manera. Por lo tanto, si no se va a conocer a los productores, no hay manera de estar seguro de que lo que uno compra es lo que le dicen que es.

Nuestra familia puede ofrecer toda la seguridad necesaria. Por ejemplo, Hans y Daida, los productores de Can Solivera arbequina y de aceites de oliva orgánicos son grandes amigos que conocemos desde hace años. Como ya mencioné más arriba, conocemos bien a FermínRodríguez, el productor de El Señorío de Vizcántar. Ruth y yo conocimos a Rosa Vañóy a su hermano y hemos comido con ella en el comedor del Castillo de Canena que pertenece a su familia. Mis hijos la conocen bien.

Me produce gran satisfacción compartir momentos con familias españolas de bien que se enorgullecen de los productos tradicionales que elaboran. Es un placer estar con ellos. Ni que decir tiene que no son inmunes a los banqueros y políticos irresponsables y a sus despilfarros y malas gestiones, pero porque han vivido dentro de sus posibilidades y porque ha puesto sus prioridades en sus familias y en sus productos tradicionales, tengo la confianza de que podrán capear el temporal. No podrán, sin embargo, hacerlo por su cuenta, necesitan estar en contacto con gente que aprecie su trabajo y que esté dispuesta a comprarlo. En este mundo en continuo cambio, nuestra familia les agradece a todos ustedes la oportunidad que les han brindado a todas estas familias de proveedores de poder continuar produciendo los mejores productos tradicionales de España.

  • La Tienda, Williamsburg, VA. © 2017 All Rights Reserved
  • Privacy Policy