[object Object]

Home / Don's Travels / Reflections on Spain / August, 2007

Reflections on Spain

The Legend of Padrón

The contemporary culture seems to be very receptive to fantasy and legend. There is great interest in the legend of the Holy Grail or Tolkien’s Middle Earth; C.S. Lewis’s Narnia and now the finale of the Harry Potter series. The latest and greatest rollercoaster at Busch Gardens is named after a mythological beast, the Gryphon.

I wonder how many of you realize that the wonderful little Pimientos de Padrón, which are a surprise hit here at La Tienda, are also wrapped in legend! Although there is no parallel with the enthusiasm about Harry Potter, each year we ask our local farmer to plant a few more rows of seedlings– and now we have asked another farmer to lend a hand as well.

The origin of the seeds from which we grow these delightful peppers in Virginia trace back to a rustic town along the Atlantic coast of Galicia, in farthest Northwest Spain. The town of Padrón is so far west that the neighboring village on the storm-tossed Atlantic Coast is called Finisterre - loosely translated as “the end of the world.”

The town of Padrón is shrouded in history and legend that stretch back to pre-history. Archeologists tell us that it was an Iberian settlement of the Caporos people. Because of its natural location at the confluence of two rivers, the settlement was on the crossroads to what is now Braga (Portugal) to the south and Astorga (León) to the east. Classical Roman documents indicate that it became a significant town named Iria Flavia under the Romans.

Now here is where the need to sort out history and legend comes into play. According to tradition, it was in a rocky area above Iria Flavia that Apostle Saint James first preached during his stay in Hispania, which was at the peak of its cultural ascendency in the Roman Empire, so it is conceivable that James would head there, as had St Paul, according to Biblical accounts.

Unfortunately he returned to the Holy Land where he was martyred in Jerusalem. His disciples Theodore and Athanasius placed the body of James in a stone boat and set it sail westward. They navigated the mythical stone craft across the expanse of the Mediterranean Sea, sailed by Gibraltar through the Pillars of Hercules, and headed north along the Iberian coast until they found safe haven in a peaceful ria or fjord. There they moored their stone vessel to a pedrón (Spanish for big stone).

The two disciples remained in Iria Flavia (now Padrón – Patron ) to preach after burying the body of the apostle in Compostela. The legendary pedrón mooring stone can be seen today at the parish church of Santiago de Padrón.

Legend has it that some shepherds in a field saw a star shining on the site of St James grave in Compostela. It was during the final throes of the struggle against the invading Moors in the eighth century. As news of the shepherd’s miracolous discovery spread to the defending armies they took heart, and at the critical battle of Covadonga, the saw St James riding out of heaven on a splendid white charger in order to lead the Spaniards to victory.

From that time forward, St James (Iago was the old spelling) was viewed as the patron saint of Spain, and the name of the site where the funerial stone boat was pulled ashore was transmuted from “Pedrón (mooring stone) to Padrón (Patron).

Padrón soon became a popular passing place in the Camino de Santiago pilgrimage route, but the focus of attention gradually moved to nearby Compostela, capital of Galicia. But here is where the peppers come in (you thought I had forgotten).

Over the years a Franciscan monastery grew up in the barrio of Harbón, a neighborhood of Padrón. It was there at the Herbón monastery where the Franciscans apparently first tried growing the pepper seeds they had brought back from the New World in the 18th century. This place still remains the heart of the Pimientos de Padrón belt today.

One of the members of the LaTienda community wrote me “ I am actually from Padrón - my family originates from there. We have a 100-year-old farmhouse next to the monastery in "Herbon" the small village contained in Padrón. All my aunties and uncles produce these pimientos. There is also an annual "fiesta" to celebrate the pimiento. People come from all around to visit.”

What do these legends and fantasies have to do with the very tasty and occasionally hot tiny green peppers? Had the Spaniards not believed the legend of Santiago, they might easily have lost the crucial Battle of Covadonga to the surging invaders. Hispania would have had a radically different culture, in which Franciscans could not flourish, nor could they plant peppers in their monasteries. Nor would there be the pilgrims of Santiago de Compostela to enjoy them in their tapas bars, and therefore the fame of the peppers would never have spread across Spain and the world.

Are these stories true? Could a stone ship sail across the Mediterranean? Was the body the shepherds found really that of St James or just another first century Roman? How could the soldiers have seen James riding out of heaven on a white horse? These are questions that we as benighted children of the scientific age ask. Certainly they would not have occurred to a medieval pilgrim. For him, life was a mystery.

So when next you sauteé in olive oil your portion of these unique peppers from Galicia, and when you dust them with sea salt before popping them into your mouth as a delightful tapa, be thankful for those whose trusting naivite has enabled you to savor a unique treat from far westen Spain.

Tu amigo

Don

+ Add a Comment

COMMENTS

No comments yet. Be the first to comment!

Featured Products:



Reflexiones en Español

Read in English
La Leyenda de Padrón

La cultura contemporánea parece tender a la fantasía y la leyenda. Existe en la actualidad un gran interés por la leyenda del Santo Grial, El señor de los anillos de Tolkien, o Las crónicas de Narnia de C.S. Lewis y en estos días por el desenlace de la serie de Harry Potter La orden del fénix. La última montaña rusa en Busch Gardens lleva el nombre de una bestia mitológica, el Grifo.

Me pregunto cuántos de ustedes conocen los maravillosos y pequeños pimientos de Padrón, que se han convertido en un sorprendente éxito de ventas aquí en La Tienda y que también están envueltos en la leyenda. Aunque no hay comparación con el entusiasmo despertado por Harry Potter, cada año le pedimos a nuestro labrador de la zona que plante unas hileras más de semillas, y ahora le hemos pedido a otro agricultor de Virginia que nos eche una mano también.

El origen de estas semillas con las que cultivamos estos deliciosos pimientos se remonta a un rústico pueblo de la costa atlántica de Galicia, en el noroeste de España. El pueblo de Padrón esta situado tan al oeste que la localidad vecina de la arreciada costa atlántica se llama Finisterre, que significa "fin de la tierra".

El pueblo de Padrón está envuelto en historia así como en leyendas que se extienden atrás en el tiempo hasta la prehistoria. Según los arqueólogos, se trata de un asentamiento Íbero de la tribu de los llamados Caporos. Debido a su localización geográfica en la confluencia de dos ríos, el asentamiento se encontraba en el cruce de los caminos de lo que actualmente es Braga (Portugal) por el sur y el de Astorga por el este. Algunos documentos clásicos romanos indican que se convirtió en una relevante ciudad romana llamada Iria Flavia.

Aquí es donde necesitamos desligar historia y leyenda. Cuenta la tradición que sobre Iria Flavia se encuentra una cima rocosa en la que el apóstol Santiago predicó por primera vez durante su estancia en Hispania. España ostentaba por entonces la supremacía cultural dentro del Imperio Romano, así que es posible que Santiago se dirigiera hacia allá, tal como lo hiciera San Pablo, según se relata en la Biblia.

Desafortunadamente, Santiago regresó a Tierra Santa y a Jerusalén donde fue martirizado. Sus discípulos Teodoro y Atanasio colocaron el cadáver del apóstol en un barco de piedra y zarparon rumbo a occidente. Surcaron la inmensidad del mar Mediterráneo en una mítica nave de piedra, avanzaron por Gibraltar atravesando los Pilares de Hércules y se dirigieron al norte bordeando la costa ibérica hasta encontrar refugio seguro en una sosegada ría. Allí anclaron su embarcación de piedra con un pedrón, galga o piedra grande.

Los dos discípulos permanecieron en Iria Flavia para predicar después de enterrar el cuerpo del apóstol en Compostela. El legendario pedrón puede ser visitado hoy en día en la parroquia de Santiago de Padrón.

Cuenta la leyenda que unos pastores estando en el campo divisaron el resplandor de una estrella sobre la tumba de Santiago en Compostela. Corría el siglo VIII y por entonces se producían los últimos descalabros de las ofensivas contra los moros invasores. Al mismo tiempo que se extendía por los ejércitos, la noticia del milagroso descubrimiento de los pastores tomaba fuerza y en la batalla crucial de Covadonga, los cristianos elevaron sus ojos y vieron a Santiago cabalgando desde el cielo a lomos de un hermoso corcel blanco que se disponía a conducirlos a la victoria.

Desde entonces, Santiago (que antiguamente se escribía Iago) fue proclamado patrón de España y el nombre de aquel lugar en el que había anclado la nave pasó de Pedrón a Padrón.

Padrón pronto se convirtió en un reputado lugar de paso en el peregrinar por el Camino de Santiago, aunque el interés se fue trasladando poco a poco a la vecina Compostela, capital de Galicia. Pero aquí es donde entran en juego los pimientos (cuando ya creían que me había olvidado de ellos).

A través de los añ os fue creciendo en Herbón, dependiente de Padrón, un monasterio franciscano. Según parece fue allí, en el monasterio de Herbón, donde los franciscanos decidieron cultivar por primera vez estas semillas de excepcionales pimientos que habían traído del Nuevo Mundo. El monasterio ha continuado siendo hasta nuestros días el núcleo de la zona de cultivo de los pimientos de Padrón.

Uno de los miembros de la comunidad de La Tienda me ha escrito: "Soy precisamente de Padrón. Mi familia es originaria de aquella localidad y posee un caserío de hace cien a ños cerca del monasterio de Herbón, villa que pertenece a Padrón. Todos mis tíos y tías cultivan estos pimientos. Además, se celebra cada añ o una fiesta dedicada al pimiento. La gente viene de todos los alrededores para esta fiesta".

¿Qué tienen que ver todas estas leyendas y fantasías con el tierno, sutil y a veces picante pequeño pimiento? Haga esta reflexión: Si los españoles no hubiesen creído la leyenda de Santiago probablemente habrían perdido la crucial batalla de Covadonga contra los emergentes invasores. Hispania habría tenido entonces una cultura radicalmente distinta en la cual los franciscanos no habrían tenido su lugar y consecuentemente, no habrían plantado pimientos en sus monasterios. Tampoco habría peregrinos a Santiago de Compostela que se deleitaran con estos pimientos en los bares de tapas y por consiguiente su fama nunca se habría extendido por toda España y más allá de sus fronteras.

¿Son todas estas historias reales? ¿Podría una nave de piedra navegar por el Mediterráneo? ¿Era realmente el cuerpo de Santiago el hallado por aquellos pastores o simplemente se trataba de los restos de un romano del siglo I? ¿Cómo puede ser que los soldados contemplaran a Santiago cabalgando desde el cielo en un caballo blanco? Estas son preguntas que nosotros como hijos de la trasnochada era científica nos hacemos. Indudablemente, estas mismas preguntas no se le habrían ocurrido a un peregrino medieval. Para él la vida era todo un misterio.

Así que la próxima vez que refría en aceite de oliva unos cuantos de estos excepcionales pimientos de Galicia y los sazone con sal marina antes de saborear la deliciosa tapa, agradézcaselo a aquéllos cuya confiada ingenuidad le ha permitido degustar un exquisito bocado del lejano occidente español.

Tu amigo

Don

  • La Tienda, Williamsburg, VA. © 2017 All Rights Reserved
  • Privacy Policy